Cristiano confronta en Tepito a seguidores de la Santa Muerte y es echado del «barrio bravo» en segundos

Cristiano confronta en Tepito a seguidores de la Santa Muerte y es echado del «barrio bravo» en segundos

Unos segundos después de que el norteamericano inició su acción fue repelido por un grupo de creyentes de la Santa Muerte. Una mujer le pide que se detenga y se retire del lugar, otros más le piden respeto a sus creencias.

Miembros de la organización religiosa Torch of Christ Ministries[Antorcha de los Ministros de Cristo en inglés] compartieron en YouTube un video en el que muestran su visita al barrio de Tepito, en la Ciudad de México, donde pidieron a los habitantes que disolvieran el culto a la Santa Muerte que se realiza en esa localidad.

En el video, se observa a uno de los integrantes de este culto religioso, de origen norteamericano, comenzar con su sermón a unos pasos de uno de los templos con mayor número de fieles de la Santa Muerte en el mundo. El hombre de aproximadamente 30 o 40 años de edad, era asistido por miembros de la organización, uno de ellos traducía cada palabra que el sujeto pronunciaba en inglés con altavoces.

El sujeto comienza a pedir a los ciudadanos que se arrepientan y dejen sus creencias, pues el cristiano los considera parte de la oscuridad del mundo, ya que en la descripción del sitio web de la organización se señala que los miembros de la misma acuden a los lugares más peligrosos del mundo a emitir mensajes sobre el cristianismo.

Unos segundos después de que el norteamericano inició su acción fue repelido por un grupo de creyentes de la Santa Muerte. Una mujer le pide que se detenga y se retire del lugar, otros más le piden respeto a sus creencias.  Sin embargo, el sujeto los ignora y continúa con su mensaje. Entonces se acercan varios hombres y lo obligan a retroceder y salir de la calle.

Una vez que se encontró fuera de la zona del templo de la Santa Muerte, el sujeto continuó su recorrido por Tepito mientras pedía a los vecinos que se arrepintieran  en nombre de Cristo.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *